24 oct. 2008

El odio virtuoso de Batman

Stephen Kershnar en su artículo "Batman's virtuous hatred" (en Mark White y Robert Arp (eds.), Batman and Philosophy. The Dark Knight of the Soul, Oxford: Blackwell, 2008, pp. 28-37) sostiene que Batman odia a los criminales, disfruta dominándolos y destruyéndolos. Su actitud se explica porque vive torturado por el recuerdo de sus padres asesinados en un callejón frente a sus ojos infantiles. Pero... ¿Puede Batman ser virtuoso a pesar de ser el odio lo que motiva sus acciones justicieras?
Para poder responder a esta pregunta se debe recurrir a la ética de la virtud. En la versión de Aristóteles, las virtudes se encuentran en el justo medio entre los extremos de nuestras acciones y reacciones: coraje, prudencia, justicia, piedad, etc. La gente virtuosa tiende a comportarse racionalmente, lo que les permite desarrollarse como personas y hacer lo moralmente correcto.
Esta versión ha recibido dos críticas importantes: (1) es circular, pues se define la virtud como la tendencia a hacer cosas buenas, y las "cosas buenas" como aquellas que las personas virtuosas tienden a realizar; y (2) su escasa practicidad, porque no da criterios para resolver los conflictos entre dos o más virtudes.
Según Kershnar ninguna de las dos críticas son insalvables: (1) se puede definir "virtud" como el amor hacia lo que es bueno y el odio hacia lo que es malo, evitando así la circularidad; y (2) puede ser útil para otras tareas en lugar de ser una guía para la conducta: como ayudarnos a decidir si somos la clase de personas que queremos ser. Evitando estos problemas, la ética de la virtud resulta una herramienta útil para analizar el odio de Batman.
Hay dos grandes teorías para explicar qué es lo que hace a alguien virtuoso: la teoría de las personas virtuosas, y la teoría de los pensamientos y acciones virtuosas. Su principal diferencia estriba en aquello a lo que consideran portador inicial de la virtud, y aquello que puede considerarse virtuoso sólo por derivación.
La teoría de las personas virtuosas, considera que los portadores iniciales de la virtud son las personas. Las personas virtuosas tienden a hacer lo correcto, por ello se puede considerar virtuosa por derivación el tipo de acción que realizaría una persona virtuosa. Por ejemplo, el Comisionado Gordon tiende a hacer lo correcto. Como la teoría se centra en cómo se suele comportar una persona, las acciones de Gordon se consideran virtuosas porque son el tipo de acciones que realizaría una persona virtuosa en su lugar.
Las dificultades de esta teoría son: (1) que se centra mucho en las acciones y no en las razones o pensamientos que motivan las acciones. Por ejemplo, un paralítico puede ser vicioso o virtuoso, aunque no pueda afectar a otras personas con sus acciones. Lo será en virtud de sus pensamientos. (2) Que una acción en concreto puede ser virtuosa o viciosa según quién la lleve a cabo. Una mala persona puede tener buenos pensamientos y hacer cosas buenas en ciertas ocasiones. Se requiere una teoría del vicio y la virtud capaz de reflejar estas situaciones.
La teoría de los pensamientos y acciones virtuosas considera virtuosas (o viciosas) no a las personas, sino a sus acciones y pensamientos. Si alguien realiza acciones virtuosas o tiene pensamientos virtuosos, entonces es una persona virtuosa. Según esta teoría un pensamiento es virtuoso cuando conlleva a la persona a amar lo que es bueno y a odiar lo que es malo. Se ama algo cuando se esta contento de que pase, se quiere que ocurra o se hace lo posible para que pase. Se odia algo si se tienen las mismas actitudes pero por que algo no suceda. Un pensamiento es vicioso si ama lo malo y odia lo bueno. Una persona es viciosa si tiene muchos pensamientos viciosos, o al menos más que virtuosos.
La teoría es atractiva -siempre según Kershnar- pues con ella se puede juzgar una acción o pensamiento sin saber nada sobre la persona que la realiza o lo tiene. La teoría explica que la gente virtuosa tiende a pensar y a actuar de cierta manera porque aman las cosas buenas y odian las malas. Con esta concepción procede a examinar el odio de Batman.
Batman odia a los criminales y ama verlos sufrir, lo que a simple vista puede parecer vicioso. Pero a veces se considera que es bueno que quienes actúan mal sufran -que reciban su merecido-. Una persona virtuosa puede amar el sufrimiento de los malos. Si querer que alguien sufra es lo mismo que odiarlo, las personas virtuosas pueden odiar. Como hace Batman.
La idea retribucionista del justo merecimiento es lo que explica que en ocasiones pensemos que el sufrimiento de Batman es malo, y no lo es el que él inflinge a un policia brutal y corrupto (como hacen en Year One). El odio de Batman es virtuoso, pero su personalidad es diferente de la de aquellas personas cuya virtud no se basa en el odio (como Superman, por ejemplo).
Se podría replicar que una persona verdaderamente virtuosa no odia a otros seres humanos. El odio es inherentemente malo. Es una actitud negativa que debe evitarse. Si esto es cierto, entonces se podrían derivar dos consecuencias: (1) como odia a otras personas, Batman no es virtuoso (o es menos virtuoso de lo que podría ser); y (2) por ser virtuoso, Batman en realidad no odia a los rufianes. A lo mejor los ve como soldados rivales a los que debe derrotar, pero no como personas que no merecen ningún respeto.
Kershnar considera que esta crítica no es acertada en su punto de partida. El odio (una actitud negativa hacia algo) es la actitud apropiada hacia aquellas personas que hacen sufrir a otras de forma maliciosa. Las actitudes negativas (como el odio o el disgusto) son la forma correcta de responder a quienes hacen el mal, y en consecuencia, son virtuosas. Pero también falla la analogía con los soldados. Los criminales no merecen el respeto de un soldado enemigo en combate. Batman odia a los criminales, y dado que es la única actitud apropiada a asumir frente a ellos, Batman es virtuoso por su odio (y no a pesar de él).
Pero que sea virtuoso no significa que tenga una buena vida. El odio de Batman -virtuoso y en interés de los ciudadanos de Gotham-, no es bueno para su bienestar mental y emocional. Una vida virtuosa no necesariamente es una buena vida. Batman es un ejemplo de ello. Su odio hace al mundo mejor, pero a costa de hacer peor su vida personal. ¿Puede Batman elegir no odiar? Posiblemente no. Hay que distinguir dos cuestiones: si Batman es virtuoso y si es responsable de aquello que lo hace virtuoso (su odio hacia el mal).
Una persona es más feliz si logra un balance apropiado entre amor y odio. La recaida en cualquiera de los dos extremos es perniciosa. Batman recan en la segunda, lo que limita su vida y la hace extremadamente solitaria. ¿Podría existir Batman sin su odio? La respuesta de Kershnar es que no.

8 comentarios:

Martín dijo...

Esos planteamientos se ven críticamente afectados cuando interpones o los analizas según puntos de vista deterministas, o, si se prefiere, mecanicistas (llámale como quieras, en el fondo se refieren a lo mismo), como tú mismo haces al final del artículo.
No obstante, y ahí sí que creo q existe un punto importante, toda esta cuestión sería más "graciosa" (entiéndase en el sentido literal) si planteamos TODO desde un punto de vista más sistemático; me explico: partamos del supuesto de sociedad como sistema e, incluso, como ente teleológico (en este caso busca sobrevivir de la mejor forma, pero siempre existir). Ahora veamos este sistema como una combinación de distintas corrientes propiciadas por la autoregulación del propio sistema sociedad (situación socio-económica q propicia malechores y justicieros, x ejemplo). Ahora, centrémonos en los "átomos" de este sistema, q serían los ciudadanos (o llámale como quieras), y ponlos bajo la lupa de las micro-cirscunstancias, propias y propiciadas por el sistema, q afectan el modo de actuar de los ciudadanos.
Ahora, desde este punto de vista, la cosa cambia y la palabra ética pierda parte de su significado. Si bien es cierto q no me parece adecuado ponernos en un plano detemrinista radical, si creo q una visión de la sociedad (en la vertiente q sea) como sistema (parecido al q he esbozado antes) cambia de forma notable la óptica base y plantea nuevos e interesantes desafíos éticos y/o morales.
Ojo, esto desde el punto de vista de alguien q no estudia ni filosofía, ni derecho ni nada parecido.
Espero haberme echo entender.
Salud.

Martin dijo...

Y, evidentemente, todo esto (en parte con eso me refería a ética y moralidad) afecta críticamente a la llamada "virtud".

Anónimo dijo...

Mari Seijo

Estoy completamente de acuerdo en que Batman es virtuoso por su odio y no pese a él. Y para nada creo que ese odio sea del todo su responsabilidad, porque la causa primera de ese odio no fue respondabilidad suya.
Aquí se podría entrar en temas más extensos, como si la libertad existe o no, o lo condicionados que estamos. Dejando a parte esto, la situación condicionó a Batman para tener ese odio, pero claro está, también sobre él recae algo de responsabilidad.
Cuestionar como sería la vida de Batman sin ese odio, decir que no podría seguir sin él... creo que es limitar a una persona, limitar a Batman.
Quiere decir con esto que si BAtman pierde ese odio su vida se desmorona por completo?
Cambiaría si, pero no se perdería. Es un tema complejo, y yo no soy ninguna experta en nada de filosofía pero espero haberme dado a entender.
Gracias!

Anónimo dijo...

ELENA NEIRA MORGADO
Decia Hobbes que es el "interés" quien mueve a las personas, y a la humanidad en definitiva..hablar del ODIO(que palabra mas grande y abstracta a la vez)al igual que el amor es virtuoso pues?..yo no se si es el odio de bataman o el aferrarse del mismo y a sí mismo!a la memoria de su familia lo que le lleva a hacer el bien..yo solo se que lo hace y con ello me basta!pues para mi sea lo que sea si odio,deseos de venganza, amor por sus padres..es virtuoso!en el amplio sentido de la palabra identificando como virtud aquello que nos empuja a CREAR vida en este caso al no dejar que esta sea destruida por un criminal friamente..será ese(a mi modo de ver)recuerdo de la muerte de sus padres lo que le de fuaerzas para seguir(no se, a mi si al menos..y por ello entiendo o puedo minimamente hacerme una idea de lo transcendental que puede llegar a ser la idea de LA VIDA para alguien que como Batman se da cuenta de lo duro que es la idea de simplemente, perderla!

Anónimo dijo...

Juan José Montado Martínez

Para apreciar si una persona es o no virtuosa se puede acudir a dos teorías: la de las persona virtuosas y las teoría de los pensamientos virtuosos.

La teoría de que las personas son virtuosas y los actos que estas hacen son buenos, virtuosos, por el mero hecho de que las personas lo son, pero éste es un reduccionismo absurdo, ya que las personas “buenas” pueden actuar bien en un momento y mal en otro y las personas “malas” pueden actuar tanto bien como mal.

La teoría de las acciones y pensamientos virtuosos no parte de las personas si no de los actos que éstas realizan. Una persona es virtuosa si lo son sus pensamientos y estos lo son cuando ama lo bueno y odia lo malo. Una persona en unos momentos puede llevar a cabo actos virtuosos y en otras ocasiones no, la manera de determinar si es virtuoso o no es la de calcular que actos han sido los más frecuentes, si predominan los virtuosos será virtuoso. Sin duda alguna esta es la teoría que nos permite explicar mejor el carácter virtuoso de las personas (o en realidad de las acciones).

El problema es el odio que siente Batman hacia los criminales. Algunos pueden considerar que éste no permite que los actos sean virtuosos, pues el odio no es propio de las personas virtuosas, las que realizan actos virtuosos. Sin embargo, el odio hacia las personas que actúan mal en la vida, las personas que llevan a cabo una vida delictiva, es algo que se puede considerar normal y hasta sano, pues las personas deben buscar el bien y oponerse al mal, que al fin y al cabo es lo que representa el odio. Una persona puede odiar a otra sin que ello suponga algo malo, pero ello ha de estar justificado por las circunstancias que lleven al nacimiento de ese odio. Por lo tanto no se puede excluir a Batman de los comportamientos virtuoso y, por tanto, de las personas virtuosas por el mero hecho de que odia a sus enemigos.

Si partimos del actual Batman (el de la película El Caballero Oscuro) siente un mayor odio y realiza unas acciones más radicales que los anteriores. Desde las perspectiva del odio no es necesario hacer mayores aclaraciones, ya que el hecho de que odie a aquellas personas que realizan actos delictivos es comprensible y razonable. En cambio en cuanto a las conducta que lleva a cabo son más cercanas a los enemigos a los que odia y que quiere sacar de las calles, lo cual le puede hacer perder el virtuosismo del que hacía gala. Es capaz de intervenir ilegalmente las conversaciones de todo Gotham City (con un sistema que ni el SITEL), secuestra a personas, se salta las normas relativas a la jurisdicción internacional, tortura para conseguir información, etc. Sin embargo, no parece perder el carácter virtuoso que lo venía caracterizando, puesto que puede matar a sus enemigos, incluido el Jocker, y decide no hacerlo, ello porque su deseo es llevarlos ante la justicia y no ponerle fin a sus vidas; él quiere que se haga justicia, la justicia que no pudo ver cuando era niño, pero sin recurrir a ejecutar el mismo a sus enemigos. Batman intenta, en cierto modo, hasta salvar a sus enemigos, como sucede al final con Harvey Dent (o Dos Caras), a otros los lleva ante la policía para que después respondan por sus delitos.

El hecho de que odie no lo hace, por lo tanto, vicioso, aunque este odio no se da en todos los superhéroes, aunque si se pueden encontrar algunos como él, como El Cuervo (The Crow), aunque éste presenta diferencias con Batman, pues aquél lo que hace es vengarse de aquellos que le hicieron un mal a él y a los suyos, mientras que Batman lo que hace es detener a los que cometen delitos.

Para finalizar hay que decir que el hecho de justificar los hechos desde el punto de vista moral no significa que también de haga lo mismo desde el jurídico, ya que si los actos de Batman son razonable y justos, él no está facultado para llevarlos a cabo, y más teniendo en cuenta que la violación de la leyes de éste Batman son mayores que las de los anteriores.

Anónimo dijo...

lORENA VÁZQUEZ VÁZQUEZ

Yo estoy totalmente de acuerdo con Kershnar.Creo que Batman necesita ese odio generado por el asesinato de sus padres para que exista.Porque como bien dice Kershnar el equilibrio es que haya una media de odio y otra de amor.
Haciendo referencia a si existiria sin odio creo que no por que necesita ese odio para ser sobrevivir a sus principios.
No estoy de acuerdo con que si Batman es virtuoso y si es responsable de aquello que lo hace virtuoso (su odio hacia el mal). Batman no quiere hacer el mal sino que lo usa para un fin que es hacer el bien.No duda en ningun momento de utilizarlo para hacer el bien.Aunque siguiendo sus principios como es el no matar por ejemplo al joker.
Batman necesita ese odio generado desde la infancia para que su personalidad sea asi.Pero en mi opinion a costa de su vida porque como bien dice Kershnar es imposible vivir asi.Vive para el bien y así lo eligió.Un ejemplo de ello es el final de la pelicula eligiendo ser villano para hacer un bien.

Anónimo dijo...

EL ODIO VIRTUOSO DE BATMAN

JAVIER LAPEÑA AZURMENDI



Para iniciar mi comentario sobre el odio virtuoso de Batman en la película, ha de destacarse el pensamiento aristotélico sobre la virtud. Aristóteles, afirmaba que la virtud se adquiere a través del ejercicio y el hábito, lo que significa refiriéndose al caso que para que Batman sea justo, es necesario que practique la justicia.
Ello lo podemos ver reflejado en todo el transcurso de la película siendo Batman el que vela en todo momento por la seguridad ciudadana, actuando siempre desde la retaguardia y reprimiendo todo tipo de acciones que dañen la ciudad de Gotham.

Asimismo, podemos considerar a Batman como un personaje virtuoso ya que éste realiza los actos conforme a él le parece que son correctos y mantiene una actitud opuesta a las actuaciones del Joker cuando anuncia al público que cualquier persona que quede en Gotham será sujeta a su tiranía. Batman en la película, parece que está bajo su responsabilidad el mantenimiento de la población bajo buen recaudo y es lo que le lleva a condenar las intervenciones del Joker.

He de decir, que Batman por medio de sus acciones da a entender que él obra con un cierto resquemor por la pérdida de sus padres, siendo éste el presupuesto que le ampara a actuar de manera violenta, ya que creo que toda persona que hubiera tenido una infancia marcada por dicha tragedia, realizaría el mismo comportamiento independientemente de las consecuencias que le trajera. Además, los actos de Batman traen consecuencias positivas, debido a que protege a toda la sociedad.

Opino que sus acciones están justificadas bajo un punto de vista ético, lo que implica la afirmación de que Batman obra de manera racional, ya que la razón de los comportamientos de Batman están relacionados directamente con la restauración del orden en la sociedad y el bienestar social.

Por último, es imprescindible afirmar que Batman en todo el filme se muestra como un personaje virtuoso, ya que pese a no comportarse a lo mejor de la manera más adecuada, éste impide todo tipo de actos. Con esto, he de remitirme al principio de la película cuando Batman actúa tras el atraco del banco o el momento que localiza al Joker y le impide la destrucción de los transbordadores, entonces es cuando el Joker reconoce a Batman como una persona verdaderamente incorruptible y virtuosa.

Anónimo dijo...

EL ODIO VIRTUOSO DE BATMAN

JAVIER LAPEÑA AZURMENDI



Para iniciar mi comentario sobre el odio virtuoso de Batman en la película, ha de destacarse el pensamiento aristotélico sobre la virtud. Aristóteles, afirmaba que la virtud se adquiere a través del ejercicio y el hábito, lo que significa refiriéndose al caso que para que Batman sea justo, es necesario que practique la justicia.
Ello lo podemos ver reflejado en todo el transcurso de la película siendo Batman el que vela en todo momento por la seguridad ciudadana, actuando siempre desde la retaguardia y reprimiendo todo tipo de acciones que dañen la ciudad de Gotham.

Asimismo, podemos considerar a Batman como un personaje virtuoso ya que éste realiza los actos conforme a él le parece que son correctos y mantiene una actitud opuesta a las actuaciones del Joker cuando anuncia al público que cualquier persona que quede en Gotham será sujeta a su tiranía. Batman en la película, parece que está bajo su responsabilidad el mantenimiento de la población bajo buen recaudo y es lo que le lleva a condenar las intervenciones del Joker.

He de decir, que Batman por medio de sus acciones da a entender que él obra con un cierto resquemor por la pérdida de sus padres, siendo éste el presupuesto que le ampara a actuar de manera violenta, ya que creo que toda persona que hubiera tenido una infancia marcada por dicha tragedia, realizaría el mismo comportamiento independientemente de las consecuencias que le trajera. Además, los actos de Batman traen consecuencias positivas, debido a que protege a toda la sociedad.

Opino que sus acciones están justificadas bajo un punto de vista ético, lo que implica la afirmación de que Batman obra de manera racional, ya que la razón de los comportamientos de Batman están relacionados directamente con la restauración del orden en la sociedad y el bienestar social.

Por último, es imprescindible afirmar que Batman en todo el filme se muestra como un personaje virtuoso, ya que pese a no comportarse a lo mejor de la manera más adecuada, éste impide todo tipo de actos. Con esto, he de remitirme al principio de la película cuando Batman actúa tras el atraco del banco o el momento que localiza al Joker y le impide la destrucción de los transbordadores, entonces es cuando el Joker reconoce a Batman como una persona verdaderamente incorruptible y virtuosa.